CUANDO REFERIR

 Por: Revdo. Dr. José Abraham De Jesú-Rivera

 

A. QUIENES SON LAS PERSONAS QUE NECESITAN SER REFERIDAS:

Aquéllos o aquéllas que pueden ser ayudados más efectivamente por otra persona.

Aquéllos o aquéllas con problemas para los cuales hay agencias especializadas en la comunidad.

Aquéllos o aquéllas que la ayuda pastoral no les es efectiva después de cuatro o cinco sesiones.

Aquéllos o aquéllas cuyas necesidades obviamente superan el tiempo o el entrenamiento que tiene el pastor.

Aquéllos o aquéllas con necesidades finacieras crónicas. Agencias de bienestar público tienen trabajadores sociales entrenados para intervenir en estas crisis.

Aquéllos o aquéllas que necesitan cuidado médico u hospitalización.

Aquéllos o aquéllas que necesitan psicoterapia intensiva.

Aquéllos o aquéllas que uno duda de la naturaleza de su problema.

Aquéllos o aquéllas que están severamente deprimidos o suicidas.

Aquéllos o aquéllas con los cuales el pastor tiene reacciones negativas severas o atracción sexual intensa.

 

B. PERSONAS CON DISTURBIOS MENTALES SEVEROS QUE DEBEN SER REFERIDAS:

Personas que creen (sin ninguna base en la readidad) que otros están tratando de hacerles daño, asaltarles sexualmente, o influenciarles en formas extrañas.

Los que tienen sueños de grandeza sobre ellos o ellas mismos.

Aquéllos o aquéllas que exiben cambios bruscos en los patrones típicos de su conducta.

Aquéllos o aquéllas que tienen alucinaciones, escuchan voces y sonidos no existentes, o que alegan ver cosas y personas que no existen o que murieron.

Aquéllos o aquéllas que tienen ideas rígidas y grotescas y que no pueden ser influenciados por la lógica.

Aquéllos o aquéllas que observan patrones repetitivos de acciones compulsivas o de pensamientos obsesivos.

Aquéllos o aquéllas que están desorientados (inconcientes del tiempo, lugar, o identidad personal).

Aquéllos o aquéllas que están deprimidos al punto del estupor o que observan conducta agresiva.

Aquéllos o aquéllas que estan retraidos en su propio mundo y que han perdido interés en las actividades normales de la vida.

 

C. A DONDE REFERIR:

Reunir un archivo de recursos comunales donde se pueden hacer referidos.

Desarrollar relaciones con agencias sociales y profesionales de la salud mental.

 

D. COMO REFERIR:

Crear esta expectación en la persona.

Mencione la posibilidad de un referido en las primeras secciones de consejería.

Comience con la percepción que la persona tiene de su problema y el tipo de ayuda necesitada.

Trabaje para llevar la percepción que usted tiene del problema de él o ella y sus soluciones lo más cerca posible del futuro consejero, para que el referido sea exitoso.

Ayude a resolver la resistencia emocional que pueda tener la persona contra el nuevo consejero o la agencia recomendada.

Interprete la naturaleza general del tipo de ayuda que la persona puede recibir, relacionándola con la necesidad que tiene.

Establezca una relación de rapport lo suficientemente fuerte para que sirva como un puente por el cual pueda pasar para establecer la nueva relación.

Estimule a la persona para que realmente trate al terapista o la agencia recomendada.

Déjele saber a la persona que su cuidado pastoral y preocupación continuará despues del referido.

Trate de referir a un terapista que conozca la cultura de la persona que se está refiriendo.